25 ene. 2008

Volver a la fuente de energía

El fin de semana pasado volví a participar de un encuentro de Danzas Circulares desarrollado por Pablo Karp en el Centro Cultural Borges. Una experiencia valiosa que propone encontrarte con lo esencial de lo humano. Donde te das cuenta que el movimiento es una puerta más para encontrarte con lo más profundo. Lo único necesario es estar dispuesto a bailar. Armar una rueda seguir la consigna, si se puede, y bailar con los otros.

Las impresiones que me llevé puestas en la piel cuando terminó el encuentro son las siguientes. Cuando se van sumando las danzas y se sobrepasa el cansancio, comienza a percibirse la energía que generan. Cada danza deja su impronta en el aire donde empiezan a combinarse las distintas ondas: de fiesta, del guerrero, de parejas, de procesión, etc. Respiramos ese aire cada uno, entre todos, y, así nutridos terminamos el encuentro.


Las prácticas de " Danzas Circulares del Mundo" la inició el bailarín, coreógrafo y artista plástico Bernard Wosien, inspirado por el enorme potencial de las danzas folclóricas de diversas culturas, realizo una profunda investigación y recopilación.
Las danzas circulares son bailes colectivos de diferentes pueblos y culturas que nos remiten a un contenido rico y simbólico. Son una herramienta para múltiples aprendizajes y nos permiten tomar contacto
con otras culturas que se manifiestan de forma diferente a la nuestra. De este modo podemos acceder a nuevos conocimientos.
Desde tiempos pretéritos los seres humanos, se han reunido a danzar para celebrar. Despedir, dar bienvenidas, etc. Ser vivo era danzar, Con el crecimiento de la urbanización y nuestra sensación de individualismo exacerbada la danza perdió su lugar central en la vida de las comunidades. Sin embargo la necesidad de danzar y celebrar juntos no se ha perdido. Quizás por eso con estas danzas se experimenta un sentimiento de integración y retorno a las raíces. Básicamente se realizan en círculo, casi siempre tomados de las manos. También pueden ser bailadas creando una línea, haciendo espirales o un circulo abierto, pero siempre se recupera la forma de circulo cerrado para concentrar y atesorar la energía generada durante la danza.
Existen danzas folklóricas, contemporáneas, alegres y vivaces, meditativas de niños y de no tan niños. Son simples y pueden ser bailadas por cualquier persona sin necesidad de capacidades especiales o experiencia previa, no se persigue un objetivo de perfeccionamiento técnico. Bailan niños, adultos y ancianos. A través de las Danzas Circulares nos relacionamos comunitariamente estableciendo lazos de solidaridad y uniendo la familia humana. Todos aprendemos de todos. Todos contamos con todos. Cada participante esta amparado por dos personas, una a cada lado, tomando conciencia de grupo y unidad. Este es el aspecto más importante de las danzas circulares. La experiencia de la danza en grupo es un medio que puede sobrepasar los límites de idioma, raza, religión, cultura y tiempo.
El espíritu de la danza y el espíritu humano están integrados a la música, el movimiento y la naturaleza.

....fragmento de texto sobre danzas Circulares y su encuadre.......