4 jun. 2008

Yo me comunico...., tu te comunicas......él se comunica.......etc.


Cada clase termina con un círculo de intercambio en el que surgen comentarios sobre las impresiones que quedan después del trabajo compartido.

Los temas que se derivaron en una de esas reuniones fueron la concentración y la efectividad de la comunicación en distintas circunstancias: artísticas, sociales, laborales, etc.
Una de las preocupaciones fue cómo eliminar la dispersión cuando queremos comunicar algo a otros. A modo de aproximarnos a una respuesta hablamos de tener en cuenta la conexión con uno mismo (en términos pertenecientes a la Expresión Corporal: "comunicación con uno mismo") y el conocimiento cabal de lo que quiere comunicar: Estos dos aspectos son importantes para que la transmisión del mensaje sea efectiva. Además, tener una actitud concentrada será necesaria para llegar a los destinatarios del mensaje de una manera contundente.

Les transcribí algo que puede ilustrar estos temas:

......"los discípulos del Zen explican este fenómeno diciendo que tras una flecha Zen hay algo más que la potencia de la cuerda tensada; es la misma energía de la concentración del arquero la que imprime a la flecha una potencia adicional, permitiéndole llegar a su destino."

...."Estos relatos dan una idea de filosofía de los arqueros Zen. El tiro con arco se practica en el budismo Zen para demostrar que se ha alcanzado el grado de conciencia que denominan el satori, que es una condición anímica en la que se equilibran la subconsciencia y la conciencia intelectual. Condición para lograr el satori es desarrollar una técnica especial de respiración, y llegar a un entero desasimiento de la sensación del Yo. Cuando estos objetivos han sido alcanzados, es posible disparar la flecha y lograr que se clave en el blanco sin necesidad de apuntar. Al alcanzar este abandono de la sensación del Yo, se produce un aumento de las fuerzas anímicas, intelectuales y físicas. Cuando todas estas fuerzas dejan de estar sometidas al yugo de un Ego limitado crecen considerablemente. Al llegar aquí se alcanza sin esfuerzo una dedicación plena de aquello que se esté haciendo. En conjunto, para cada uno de estos arqueros significa mucho más el proceso de asimilación y aprendizaje de su modo de vivir, y el resultado de ser capaz de hacer determinadas cosas, que las cosas que puedan hacerse."