26 sep. 2012

Si buscás mucho más que entretenimiento y mejorar tu silueta. Vení!


Curso Expresión Corporal-Danza

 La Expresión Corporal- Danza se apoya en la sensopercepción.
Sirve para el entrenamiento de la percepción del cuerpo en movimiento y quietud.
A partir de este conocimiento vivencial la búsqueda del movimiento y la danza se convertirá en una acción plagada de matices sensoriales que nos acercará al placer.

En esta actitud la comunicación con los otros se facilitará y veremos que nuestros prejuicios y temores empiezan a ceder.

La Expresión Corporal- Danza es un buena oportunidad para contribuir en el conocimiento personal, la autoexploración y la apertura de los distintos canales de expresión.

En todas las ramas del arte el cuerpo es el instrumento.
Es además la fuente de todos los colores para plasmar nuestra creatividad, tanto en un hecho cotidiano como en una obra artística.


Jueves de 17:00 A 18:00 . La Huella. Bulnes 892. Almagro. CABA




Recuperando lo perdido:


  •  sensaciones
  •  movilidad
  •  actitud
  • agilidad
  •  expresión
  •  creatividad 

24 sep. 2012

Taller: Columna vertebral. Martes 19:30 Flores. CABA

En el taller: "Columna vertebral. Dedicado a todos los que tienen dolor de espalda", trabajamos sobre la alineación vertebral, la sensibilización de zonas afectadas para aprender a aliviarlas y recuperarlas. Nos proponemos desarrollar habilidades en el movimiento para  aliviar dolores crónicos que derivan de las posturas habituales, y  reducir las restricciones originadas por el estado actual del cuerpo.
        
 

Temas que sustentan el taller:
Vértebras, discos intervertebrales, curvaturas, zonas vertebrales y movilidad.
 Relación con las cavidades óseas: cráneo, tórax y pelvis
 Relación con musculatura superficial y profunda. Elongación y tonificación. Cadenas musculares.
Imágen columna: Kiné. Revista de lo corporal

Fuimos los mejores porque la belleza ocupó totalmente nuestro corazón


Escuché y lo comparto

Apenas un fragmento de poema - Leonor García Hernando

Solas en estas calles de perdidas metáforas
porque la belleza ocupó totalmente nuestro corazón. La nobleza
                                                         puso su pluma rara de halcón
en nuestra frente.
En una patria de canallas, de bocas errantes en salones reservados
fuimos los mejores
generosos hasta el suplicio
rencorosos de dignidad           lastimados
atravesando las avenidas       el pavimento se hundía
bajo el peso del Elefante Blanco de una generación que pidió más
                                                                               allá de su muerte,
que tocó su armónica más allá de los sótanos
no quiso las costras del poder sobre su piel sin enaguas
no cambió sus sueños por una botella de champagne

Fuimos los mejores porque la belleza ocupó totalmente nuestro
                                                                                           corazón

¿La derrota era ese mirarnos los unos a los otros como apuñalados?
tristes       azules las bocas         y preguntas o perros mutilados en las
                                                                                    playas del invierno

                                       ¿lloré por ti cuando caías?

yo no lloraba cuando caías
no respiraba con los párpados quemados
no sonreía en las fotos
no construía los altos peces del cielo
pero de la agitación de esos días en el vacío, recito sus
                                                             estremecimientos.
La belleza nos retuvo en su vientre como a un niño no nacido.
Como algo no acabado estuvimos en el mundo.
Como alguien que no tiene párpados estuvimos insomnes en pasillos
                                                                             que nadan en círculos.
Y como alguien que no tiene cuerpo estuvimos en Hoteles donde
                                                                                    nadie nos besaba
pero fuimos los mejores
porque la belleza ocupó totalmente nuestro corazón.

Del libro Tangos del Orfelinato, Tangos del Asesinato.

Leonor García Hernando (1995-2001): Integró el Taller Mario de Lellis y la Revista Mascaró. Publico: Mudanzas (1974), Negras ropas de mujer (1987), La enagua cuelga de un clavo en la pared (1994), Tangos del Orfelinato / Tangos del Asesinato (1999) y El cansancio de los materiales (2001). Sobre su obra se enrosca y duerme el perro del silencio.