19 abr. 2011

De cómo no dejarse devorar por el trajín de la ciudad.

Cómo aliviarte de los apurones, las caras de perros de las personas con las que te cruzás y la tuya, los empujones y la des-humanización en general?.

Te dejo una guía práctica para hacer una caminata conciente.
Que tu cuerpo no sucumba en el fragor de la gran ciudad.

  • Poner la atención en las pisadas de las plantas de los pies.
  • Tomar conciencia como depositamos el peso corporal a cada paso.
  • Sentir el empuje de las pisadas sobre el piso.
  • Empujarlo al piso. Que cada paso nos lleve hacia adelante.
  • El pie que queda atrás empuja el piso hacia atrás para proyectarnos hacia adelante.
  • Las rodillas flexibles..., graciosas.
  • Desde la tapa de tu cabeza, sentí que empujás hacias arriba. Lo contrario de lo que hacés con los pies. Dos direcciones contrarias y simultáneas.
  • Si en algún momento podés sentir la relación que hay entre los dos empujes, el de los pies y el de la tapa de la cabeza sentirás liviandad, alargamiento, alivio.

No te pierdas, no te duermas, no te dejes vencer

No hay comentarios.: